HackerActivismo

Noticias (ES) 18 de Ago de 2021 EN BR

Este texto aborda el concepto de hacker-activista en medio del escenario político actual, en primer lugar, es necesario entender el origen del concepto de hacker, el activismo y cómo surgió. El concepto de hacker, muy discutido hoy en día, tiene sus orígenes entre finales de los años 50 y principios de los 60. Desde el principio se basó en cuestiones políticas, que fueron importantes en las décadas siguientes. Los primeros principios que se siguieron en la formación de lo que llamamos hacker fueron la lucha por el acceso ilimitado y total a los ordenadores y a la world wide web (toda la información debe ser libre) y que hay que combatir todo el orden y el poder que emana de las autoridades - además del famoso principio: "ver todo, aprender todo y no tocar nada".

La gran herramienta de lucha de un hacker es su ordenador. Para un hacker con conocimientos específicos, es posible lograr grandes cosas y cambiar realidades. Para los hackers, el ordenador forma parte de su vida y su nivel no se juzga en función de su nivel educativo, edad, raza o estatus social, ya que se puede cambiar y crear arte, belleza y vida en un ordenador. Internet es su realidad, su lugar de evasión que a menudo no está a la altura de su realidad. El medio digital permite a las personas ser héroes o villanos; no importa quiénes sean sino sus acciones. Una de las grandes banderas que defienden los hackers es el libre acceso a la información. Todo lo que se nos proporciona, ya sea conocimiento o información, debe ser transmitido como tal, sin cambios y sin pensar en las consecuencias, ya que no depende de nosotros lo que la persona haga con ese conocimiento.

Si bien las primeras generaciones de hackers sólo se centraban en cuestiones políticas de su tiempo, con el avance de la tecnología surgieron nuevas plataformas de comunicación y asistimos a lo que llamamos globalización. Ahora la información se transmite rápidamente y las fronteras se han traspasado. Hoy nuestra comunicación va más allá del mundo físico, casi todo lo que hacemos está conectado a una realidad virtual. Como resultado, la cultura hacker también sufrió cambios. Ahora con una información más accesible, tanto por parte de las empresas como de los gobiernos, el hacker que antes actuaba con sus principios básicos se une a las causas sociales. A partir de 1998 vemos la aparición y el apoyo de grupos de hackers en relación con el activismo social. En ese momento, los antiguos hackers trasladan su carácter político de forma más clara al ámbito social, realizando acciones directas de desobediencia civil, desestabilizando los sistemas gubernamentales y financieros para atraer la atención de la sociedad en general.

Así, el activismo hacker puede definirse como el uso de herramientas digitales con fines sociales y políticos. Sin embargo, los medios de comunicación suelen abordarlos como villanos, crackers, phreakers y cardadores, mientras que para el ciudadano que no lo entiende, un hacker se limita a todas las técnicas y no tiene ética. Más ampliamente, se trata de la unión de herramientas y conocimientos técnicos específicos que juntos, y de manera especial, generan un activismo político que se realiza de manera virtual, pero que tiene consecuencias sociales, ya sea a través de la movilización en redes sociales, medios de comunicación virtual e incluso movilizaciones callejeras. Con la popularización de Internet y el aumento del comercio electrónico global, los gobiernos de diferentes partes del mundo comenzaron a crear leyes para frenar las acciones de los hackers y también para contener sus manifestaciones de manera más expresiva. En el año 2000, las actividades de los hackers activistas disminuyeron.

En 2001, con la llegada del grupo de hackers activistas conocido como "Anonymous", que predica un ideal anarquista para poner en primer plano los derechos de los ciudadanos y el fin del adoctrinamiento capitalista, las cosas cambian y la historia del activismo hacker gana un nuevo capítulo. Desde entonces, el activismo hacker no sólo ha empezado a renacer, sino que ha salido de lo que llamamos el espacio underground y ha creado mucha atención en torno al propósito y las acciones que se estaban abordando. Ahora ya no se trataba de un hacker aislado, sino de un colectivo con los mismos objetivos e ideales que unía sus fuerzas para aportar resultados expresivos a la sociedad. Esto ha colocado a los gobiernos y a las corporaciones como un objetivo principal más que nunca. El hacker que se identifica con la idea comienza a utilizar la máscara que imita el rostro de Guy Fawkes, como homenaje a su historia.

La máscara hace referencia al protagonista de la serie de novelas gráficas "V de Vendetta" de Alan Moore, adaptada para el cine en 2006. Con esto, cientos de grupos de hackers activistas y personas de todo el mundo se han sentido libres para realizar diversas acciones, esforzándose por hacerse públicas. atención, a través de la prensa desafiando las facetas del control mundial.Es de destacar, sobre Anonymous, que no es un grupo.Tampoco tiene dueño, líder central o país representativo.Es una idea que puede seguir cualquiera, sin distinciones.Para unirse no es necesario pedir permiso ni pasar por ningún tipo de proceso de selección, solo entender los objetivos del ideal y empezar a seguir sus principios.También es importante decir que anónimo es una idea amplia, compuesta por varias ideas y siempre está evolucionando, cambiando y adaptándose.

No hay cartillas, centros, grupos, personas ni nada que pueda hablar como portavoz de Anonymous. Sus acciones son construidas por todos y para todos, lo que se ve reforzado por la característica fundamental de sus actos: siempre en total anonimato, donde nadie es superior a nadie, siendo todos iguales. Todos pueden hablar por sí mismos, pero nadie puede hablar por todos. El carácter de anonimato es un principio fundamental en cualquier cultura hacker, donde un hacker, una acción o una idea debe ser valorada por lo que es y por su resultado, no por su género o por quién lo hizo. Esto es evidente en varios grupos que tienen el ámbito social, desde 4chan hasta discusiones abiertas en canales de IRC, con la intención de proponer y evaluar operaciones, o simplemente reflexionar sobre conceptos políticos y sociales.

Ocultar la identidad es fundamental para proteger al hacker, evitando su descubrimiento y manteniendo vivo el concepto de colectivo para evitar que un representante, aunque sea involuntariamente, de su repercusión mediática. Como se pudo observar, el tema hacker y el activismo tienen sus particularidades de acción. Sin embargo, cuando se unen, es posible obtener grandes resultados en relación a la acción social. Algo que también debemos considerar es el carácter activista, que puede ser entendido como militancia o acción continuada con el objetivo de transformación social o política, favoreciendo la acción directa, a través de medios pacíficos o violentos, que incluyen tanto la defensa, propagación y manifestación pública de ideas y derechos sociales. Los términos activismo y militante fueron utilizados por primera vez, como connotaciones políticas, por la sociedad belga en 1916. Desde entonces ha tenido una gran evolución en sus bases de lucha, diversificando sus métodos de acercamiento a las masas.

El activismo en sí es la forma que tiene el ciudadano de expresar su descontento con un centro de poder que crea reglas que oprimen a la sociedad. Los centros de poder pueden ser el Estado bajo la ley, las corporaciones y los centros financieros bajo presión económica u otros. Corresponde al ciudadano luchar contra estos centros de poder para que su voz sea escuchada y sus derechos sean reconocidos. Existe también otro método de lucha que debemos considerar: el ciberactivismo. Ampliamente utilizado en nuestra época, se basa en gran medida en el entorno virtual o digital para garantizar la atención de los internautas a las cuestiones sociales y humanas. En el ciberactivismo se utilizan recursos como vídeos, imágenes, campañas y textos, creando una base de concienciación a escala global, ya que internet es hoy uno de los mayores medios de comunicación del mundo, siendo una herramienta muy importante para el trabajo activista.

También podemos ver un enorme crecimiento de los resultados procedentes de las acciones en Internet. Internet ha hecho que el activismo llegue al hogar, al trabajo e incluso al entorno de ocio de todas las personas que lo utilizan. Hay miles de contenidos políticos y no políticos en la red. Si buscas, encontrarás cientos de libros, películas, música y todo tipo de contenidos que pueden ser utilizados para promover un ideal revolucionario. Por otro lado, en internet hay que tener cuidado y filtrar la información, ya que los usuarios menos críticos pueden dejarse llevar fácilmente por supuestas ideas activistas que en un primer análisis pueden parecer interesantes, pero que bien estudiadas y analizadas no responden a cuestiones básicas. Depende del usuario saber utilizar los contenidos mediáticos que se encuentran en internet con sabiduría y sentido común, ya que nunca está de más insistir en los peligros que entraña el uso de internet, de los grupos activistas que actúan en su propio interés o incluso del Estado y las empresas.

Aquellos que, en general, quieren obtener beneficios y control sobre la población, a menudo utilizando y aprovechando nombres ya establecidos en el medio activista, suelen tener en su dirección a personas carentes de carácter ético y moral, o incluso vinculadas a grupos ideológicos contrarios al interés popular. Su comportamiento es un flojo favor a la sociedad y a la creencia activista en su conjunto, ya que suelen actuar para proteger los privilegios de las élites, promoviendo la desinformación y la confusión para engañar a los ingenuos y aprovecharse de ellos. En Internet sólo podemos propagar ideas, y las propias ideas deben ir acompañadas de acciones, para que el objetivo se cumpla. Es en la vida cotidiana, en las acciones diarias como ciudadanos, donde podemos poner en práctica los conocimientos adquiridos.

or último, es importante dejar claro que la base de la construcción de este texto (el activismo hacker), como se discutió anteriormente, es la unión entre el "hacker" y el "activismo", formando un método muy funcional para traer resultados significativos en la lucha contra la opresión en general. El activismo hacker está en auge hoy en día, con varias operaciones en las más diversas áreas, algunas más accesibles, otras más complejas. Esto acaba requiriendo algo más de privacidad para garantizar la seguridad de los miembros que llevan a cabo la acción. El método utilizado por los hackers activistas varía mucho, desde el ya popular DDoS (denegación de servicio) hasta el hackeo de servidores, sitios web y sistemas corporativos. Obviamente, todo se hace con una base lógica, con el aspecto social y siguiendo principios éticos que preceden a la acción.

Etiquetas

EterSec

EterSec é uma célula Anonymous baseada nas ações coletivas e na diversidade. Na era da informação, não podemos nos isolar, devemos nos unir na construção coletiva de um futuro mais livre.

Great! You've successfully subscribed.
Great! Next, complete checkout for full access.
Welcome back! You've successfully signed in.
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.